Medtronic Diabetes Latino
Ir al sitio de Novo Nordisk
 
Siempre MiDiabetes.
Logo MiDiabetes Síguenos en Flickr! Síguenos en Youtube MiDiabetes en Instagram Síguenos en Facebook! Twitter de MiDiabetes Ir al home Síguenos en Twitter! Síguenos en Flickr! Síguenos en Facebook!Síguenos en Youtube Volver al Home
Ir a la Portada La Actualidad Saber de Diabetes MD lo prueba Consejos Ponte en Contacto
Quién está detrás de MD Anda a los Enlaces Ir a Algo de Ntrición Diabetes y AUGE - GES El Blog de MD Términos de Uso
shim

ver por qué Mi Diabetes quiere la publicidad Ir al sitio de Novo Nordisk Publicidad ver por qué Mi Diabetes quiere la publicidad
Novo Nordisk Ir al sitio de Novo Nordisk Dexcom G4 Platinum

Volver
shim
shim
shim
                                        Dana Diabecare, una nueva bomba de insulina en Chile

07.10.2010. Por Marcelo González
Control Remoto y Bomba Dana diabecare

Gracias a una gentileza de Pamela Hales, Representante Point of Care, Especialista en Diabetes de Alatheia Medical, y por cierto glucolega también, tuve la oportunidad de probar la nueva bomba de insulina que ya se comercializa en el país. Me refiero a la bomba de infusión de insulina Dana Diabecare.

Debo decir que las circunstancias familiares que rodearon esta prueba (serios problemas de salud de personas muy queridas) no eran las mejores pues tenía la mente en otra cosa y el nivel de estrés era alto, pero la verdad es que viéndole el lado positivo eso ayudó a probar esta bomba en condiciones bastante especiales.

Lo primero que debo decirles es que antes de saber que esta bomba llegaría al mercado nacional, algo ya había leído de ella. Muchos de ustedes ya conocen mi afán por estar al día en lo que a materia de diabetes se refiere. Además, como usuario de bomba por 4 años ya, siempre me había preocupado en que la oferta en Chile estuviera limitada a solo una marca con todo el riesgo que eso significa, aun considerando que esa marca es líder en el mercado mundial.

Por lo mismo, es que tanto a través de internet, como en conversaciones con amigos ligados al tema y lectura de revistas especializadas ya conocía algo de la historia de Sooil, el fabricante de esta bomba. Con sede en Korea, Sooil lleva ya más de 30 años desarrollando bombas de insulina que hoy son comercializadas en más de 24 países en el mundo, entre los que se encuentran Estados Unidos, AUstralia, Alemania, Italia, Nueva Zelandia, Noruega, Rusia, Reino Unido y hoy Chile.

Bueno, investigando por aquí y por allá, les puedo contar que en la mayoría de las revisiones que hacen los medios especializados en los Estados Unidos, la bomba de insulina Dana Diabecare aparece dentro las 5 más importantes. Sin ir más lejos, la revista Diebetes Forecast, en su edición especial de enero de este año, una edición que muestra todo lo que está disponible en el mercado de la diabetes en USA, la ubica al mismo nivel de la Accu-Chek Spirit de Disetronic, la Paradigm de Medtronic, la OmniPod de Insulet Corp y la One Touch Ping de Animas Corp.

Así planteadas las cosas, me da gusto saber que “La Comunidad de la Insulina” en Chile puede estar confiada en que está a nuestra disposición un producto de primera calidad.

La prueba.

Cuando vi en embalaje en en que venía la bomba lo primero que me pregunté fue: “¿Será que como haré una revisión me mandaron una especial para impresionar?”
Duda que sería disipada con un rotundo “No. Todas las bombas Dana vienen en el mismo envase y sólo varía el contenido dependiendo del modelo”.

Pues bien. Lo primero que vemos es una caja de cartón con algunos logos, mensajes y un asa plástica retráctil. Bien. Simple y muy a tono con lo que uno ha visto al comprar artículos tecnológicos.

Sacarla de este empaque es lo que sorprende.

Dentro de una bolsa plástica transparente viene un bolso más bien plano, del tamaño de un notebook para que se hagan una idea. El bolso tiene un par de asas, es negro y la textura exterior es como terciopelo. La percepción, por donde se le mire es de lujo asiático.

Bueno. Vamos abriendo este bolso para ver qué sorpresas nos depara.

Adentro, en el compartimiento principal podemos ver varios bolsos pequeños, muy bien ordenados. Detalle: todos de color negro!
Arriba, para los que ya estamos acostumbrados a las bombas, se ven los inconfundibles reservorios, algunas cánulas de prueba y otros accesorios que conoceremos después.

Dentro de una bolsa plástica y al lado de dos! estuches para cinturón, se ve el control remoto que además es un glucómetro. Tiene 4 botones que sirven para controlar la bomba vía bluetooth y es más o menos del tamaño de una memoria USB tradicional.
En uno de los estuches de cinturón se encuentra la bomba. Al sacarla la percibo más pequeña y liviana que la que uso (Paradigm Real Time 722, de Medtronic).

Me van a tener que perdonar, pero como la única bomba que he usado antes es la Paradigm, es imposible que evite compararla con ella. Por otro lado, como son las únicas que están en el mercado chileno, no es malo que les cuente que es lo que me parece más significativo en cuanto a sus ventajas y desventajas ¿ok?

Y es que de buenas a primeras, no se ven grandes diferencias así, apagada y sin funcionar. Se ve la pantalla frontal, los cuatro botones y la ventana por donde se ve el lugar donde va el reservorio (donde se carga la insulina).

Uno de los bolsos-estuches que veo llaman mi atención. También tiene la textura de terciopelo. Al abrirlo me doy cuenta que trae los bolsos para usar la bomba al dormir y los accesorios que sirven para ajustar los reservorios cuando se han llenado con la insulina. Precisamente uno podría decir que es del mismo tamaño de la bomba.
También trae 3 baterias, especiales, que sólo sirven para esta bomba.

Está bien. Pongámonos está bomba.

Está más que claro que la bomba de infusión de insulina tiene indicación médica. Nadie debería ponerse una bomba por sí solo. Hay todo un proceso de aprendizaje por el cual pasar, independiente de la marca de la bomba que se vaya a usar.

Ya he ahondado bastante en aquello, pero igual les dejo este enlace en donde podrán encontrar más detalles.

Dicho esto, lo que me planteé es simplemente dejar de usar una y comenzar a usar la otra. Por eso que el raciocinio fue: saco todos los datos de programación de la que uso y los ingreso a la Dana. Esto además me permitirá comparar su funcionamiento.
Así que miré mis basales, los ratios, los datos que tenía en mi bolo wizard y muchos otros más para traspasarlos.

Y la verdad sea dicha, estos datos “cupieron” perfecto en la nueva bomba. No me sobró ninguno, lo que para mi fue el primer indicador de que todo debería andar bien, pues en esencia cumplen la misma función y tienen las mismas prestaciones.

No les voy a explicar el detalle de cómo se ingresan los datos ya que eso es materia de la capacitación que entrega Alatheia como parte del paquete con la compra de la bomba. Lo que sí puedo decirles es mi impresión general.

Resulta simple, intuitivo, fácil de entender por quién ya tiene manejo de ciertos términos y su significado. Por ello es que la capacitación es tan importante. No tuve necesidad de leer el manual para hacerlo, pero eso sí es mandatorio para quién se inicia en esto.

Ya usándola, vino a mi mente una imagen. Imagino que esto es como cuando uno compra un auto nuevo para reemplazar el antiguo: sabes donde está el volante, sabes donde está la palanca de cambio, sabes donde están los controles del aire acondicionado, los reconoces... Pero tienes que acostumbrarte a que están... no se... unos centímetros más allá... o acá.

Y eso fue lo que me pasó. Tuve que acostumbrarme a nuevos menús, con nombres distintos, pero que querían decir lo mismo que en mi antigua bomba.

Usé la bomba de insulina Dana Diabecare por poco más de una semana. En todo ese tiempo, el único problema que tuve gracias a Murphy fue... el primer día. Y no se debió al funcionamiento de la bomba, si no a que la cánula se dobló y por supuesto que la hiperglucemia no se hizo esperar.

El resto del tiempo funcionó correctamente: como ya dije el menú es bastante intuitivo, con íconos fáciles de entender y las mismas funciones que la bomba que yo uso.

En el reservorio caben 300 unidades de insulina.

Hubo algo que no me gustó y por cierto que debo mencionarlo: si se comete un error al ingresar un dato, por ejemplo la cantidad de hidratos de carbonoo la glucemia meta luego del bolo de la comida, para corregirlo hay que llegar hasta el final de la programación para cancelarla y así volver a empezar, o sea no hay vuelta atrás en cada paso. Entiendo que los desarrolladores están trabajando para corregir aquello y espero que los modelos que seguirán llegando a Chile vengan con la modificación.

Una de las diferencias fundamentales con la bomba que yo uso habitualmente es que no tiene asociado el monitoreo contínuo, algo que a mi no me afecta.

Comprobé que con su batería y las insulina ya cargada pesa menos que la Medtronic y es un poco más pequeña.

Sin duda que la mayor ventaja que le encontré al modelo que probé, la Dana Diabecare R, fue su control remoto full.

Este control remoto es además un glucómetro, por lo que al medirse una glucemia el resultado queda inmediatamente disponible para ser usado en la bomba y calcular el bolo que uno necesite. También, este control permite que en caso que no queramos llamar mucho la atención con nuestra bomba simplemente hagamos todo el proceso sin tocar el aparato, que puede estar dentro de un bolsillo, colgando del cinturón o como en el caso de muchas mujeres con diabetes, en el sostén.

El hombre es un animal de costumbre (y unos más animales que otros agregan algunos, jejeje), pero en este caso debo confesarles que luego de casi 4 años usando mi bomba, lo que más me llamó la atención de la Dana es que por las noches, ya con la luz apagada y en completo silencio preparándome para dormir, podía escuchar su funcionamiento. Sí, como lo leen. ¿Y qué quiero decir con esto? Es que esta bomba usa para funcionar mecanismos y engranajes de extremada precisión, los mismos usados en la relojería suiza, y si bien el sonido no es molesto, como en aquellos fieles relojes de nuestros abuelos es posible sentir el tac-tac-tac al administrar el bolo. Sonido que en condiciones normales (sí, es cierto, a veces me considero un anormal por fijarme en cosas que nadie más) pasa absolutamente inadvertido.

Quedé muy contento con la prueba. Satisfecho. Usé bolos simples, duales y extendidos. Modifiqué las basales para usar temporales si la ocasión lo ameritaba. Cambié los rangos meta de glucemia para comer menos o más. Me serví desde un simple plato de ensaladas hasta pizza, pasando por arroz, pastas y papás como fuente de hidratos de carbono. Probé dulces “de verdad” y otros no tanto... Y en todas las mediciones estuve dentro de los rangos esperados.

La Bomba Dana Diabecare y la Paradigm Real Time 722
Niños, no hagan esto en casa :)

Lo que más me reconforta con respecto a la Bomba Dana Diabecare es que por fin en Chile tanto paciente como médicos tenemos una alternativa donde elegir.

¿Pero qué puede hacer la diferencia?

Finalmente la elección pasa a ser un tema absolutamente personal. Con la información adecuada se puede tomar la decisión correcta.

Creo que por razones obvias, hoy el tema del precio será un factor importante a la hora de elegir qué bomba queremos usar, pero más todavía es el servicio que nos ofrezcan post venta, pues como lo he dicho en más de una oportunidad, el trabajo de las empresas que comercializan bombas no termina cuando el paciente se va para su casa con la bomba puesta, es ahí donde recién comienza y el que lo haga mejor, se llevará todos los aplausos.

Mayores informaciones directamente en
diabetesinfo@alatheia-medical.com o al teléfono (02) 343 5122.

Una completa galería de imágenes aquí.





Volver

 

  shim
Publicidad ver por qué Mi Diabetes quiere la publicidad

¿Cómo está tu HbA1c?Sigue Mi Diabetes en TwiterSigue MiDiabetes en Facebook

shim
shim
 
Pie

 
Ir al Home MD Quiere la Publicidad MD Quiere la Publicidad Ir al Home MiDiabetes en Imágenes Cómo está tu HbA1c? Sigue Mi Diabetes en Twiter Sigue MiDiabetes en Facebook Medtronic Diabetes Latino